Sonambulismo

jueves, 12 de febrero de 2009


Definición

Es un trastorno que ocurre cuando una persona camina o realiza otra actividad estando aún dormida.

Causas, incidencia y factores de riesgo

El ciclo normal del sueño tiene distintas etapas, desde somnolencia leve hasta el sueño profundo. Durante el sueño con movimientos oculares rápidos (REM, por sus siglas en inglés), los ojos se mueven rápidamente y son más comunes los sueños vívidos.

Cada noche, las personas pasan por varios ciclos de sueño REM y sueño no REM. El hecho de caminar dormido (sonambulismo) ocurre con mayor frecuencia durante el sueño profundo no REM, en las primeras horas de la noche (etapas del sueño 3 o 4). Si ocurre durante el sueño REM, es parte del trastorno del comportamiento REM y tiende a suceder cerca a la mañana.

Usualmente, no se conoce la causa del sonambulismo en los niños, pero es posible que tenga que ver con fatiga, falta de sueño o ansiedad. En los adultos, puede tener relación con trastornos mentales, reacciones a drogas y alcohol, o a afecciones médicas tales como convulsiones parciales complejas. En los ancianos, el sonambulismo puede ser un síntoma de síndrome orgánico cerebral o trastornos del comportamiento MOR.

Cuando alguien está sonámbulo, se puede sentar y mirar como si estuviera despierto, aunque realmente esté dormido. Las personas sonámbulas se pueden levantar y caminar alrededor o realizar actividades complejas como mover muebles, ir al baño, al igual que vestirse y desvestirse. Algunas personas incluso conducen un vehículo mientras están realmente dormidas. El episodio puede ser muy breve (unos cuantos segundos o minutos) o puede durar hasta 30 minutos o más.

Algunas personas creen erróneamente que no se debe despertar a un sonámbulo. No es peligroso despertar a una persona que camina dormida, aun cuando es normal que pueda estar confundida o desorientada durante un tiempo corto después de despertarse. Otra idea errada es que la persona no puede lastimarse cuando camina dormida. En realidad, los sonámbulos se lesionan comúnmente por tropezones y pérdida de equilibrio.

El sonambulismo puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en los niños de 4 a 8 años de edad, y parece ser hereditario.

Síntomas

El niño sonámbulo suele sentarse en la cama con los ojos abiertos y una expresión de admiración o sorpresa o incluso puede salir de la cama sin que haya despliegue de conductas vigorosas ni se recuerde al despertar el contenido de ningún ensueño. Frente al sonambulismo plácido entre los niños, el sonambulismo entre los adultos sí conlleva una conducta problemática, ya que se acompaña con frecuencia de conductas físicas vigorosas o violentas, que pueden producir lesiones a la persona que lo padece. Mientras que el niño sonámbulo no suele recordar ninguno de los sueños que han acompañado al sonambulismo, los adultos sí suelen recordar el contenido de sus ensueños y estos son de naturaleza violenta en muchas ocasiones.

Entre los sonámbulos adultos se repite una temática con frecuencia en los sueños. Suelen ser situaciones en las que se requiere una huida o auxilio inmediato, como bombas a punto de estallar, incendios o edificios a punto de derrumbarse. Estos sueños invitan a un escape inmediato y puede provocar que el adulto salte de la cama de manera abrupta.

  • Los ojos abiertos durante el sueño
  • Puede mostrar expresión facial ausente
  • Puede pararse y parecer despierto durante el sueño
  • Caminar mientras se duerme
  • Otras actividades en detalle de cualquier tipo mientras se duerme
  • No recordar el episodio de sonambulismo al despertar
  • Mostrar confusión y desorientación al despertar
  • Lo que se habla estando dormido no tiene sentido

Signos y exámenes

Caminar dormido, conocido formalmente como sonambulismo, es un trastorno del sueño que se origina durante el sueño profundo y resulta en caminar u otros comportamientos complejos. Es más común en niños que en adultos y es más probable que ocurra si una persona no ha dormido lo suficiente. Debido a que un sonámbulo típicamente permanece en un sueño profundo durante todo el episodio, puede ser difícil despertarlo y probablemente no va a recordar el incidente sonambulístico.

El sonambulismo usualmente envuelve más de simplemente caminar durante el sueño; es una serie de comportamientos complejos que suceden mientras se está dormido de los cuales el más obvio es caminar. Los síntomas del trastorno de sonambulismo varían desde simplemente sentarse en la cama y mirar alrededor hasta caminar por el cuarto o la casa, salir de la casa y aún manejar grandes distancias. Un concepto común equivocado es que no se debe despertar a un sonámbulo. De hecho, en ocasión es necesario despertar al sonámbulo para evitar comportamiento extremo.

Se estima que la prevalencia del sonambulismo en la población en general es entre 1% y 15%. El comienzo o la persistencia del sonambulismo en adultos es común y usualmente no está asociado con ningún problema psiquiátrico o psicológico. La falta de sueño, el uso de agentes sedativos (incluyendo el alcohol), otros medicamentos, y enfermedades febriles particularmente en niños, pueden precipitar el caminar dormido.

La prevalencia del sonambulismo es mucho más alta en niños, especialmente entre las edades de tres y siete años y ocurre con mas frecuencia en niños que sufren de apnea obstructiva del sueño. También hay una incidencia más alta de sonambulismo entre niños que mojan la cama. El terror nocturno, también conocido como terror del sueño y el caminar dormido están relacionados y tienden a ocurrir en familias (susceptibilidad genética).

Generalmente, las personas no necesitan ningún otro examen o prueba adicional. Si el sonambulismo ocurre con frecuencia, el médico puede realizar un examen para descartar otros trastornos (tales como convulsiones parciales complejas). En caso de haber antecedentes de problemas emocionales, es posible que la persona también necesite someterse a una evaluación psicológica para examinar causas como ansiedad o estrés excesivos o puede ser necesaria una evaluación médica para descartar otras causas.

Tratamiento

En muchos casos el simplemente mejorar la higiene del sueño puede eliminar el problema. Si el problema persiste, usted debe hablar con su médico o con un especialista del sueño. Esté preparado a discutir con su médico o pediatra cualquier factor, tal como fatiga, medicamentos o tensión, que pueda producir el sonambulismo. Existe evidencia que el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño, aun cuando leve, puede eliminar el sonambulismo.

El tratamiento de sonambulismo en adultos puede incluir hipnotismo. En realidad, existen muchos casos en los cuales los pacientes sonámbulos han tratado con éxito sus síntomas solamente usando hipnotismo. También, las terapias farmacológicas, tales como el uso de ansiolíticos, han ayudado a reducir la incidencia de sonambulismo en algunas personas.

El sonanbulismo es común en niños y usualmente desaparece con el tiempo, especialmente cuando disminuye la cantidad de sueño profundo. Si los síntomas persisten en la adolescencia, consulte a su médico.

Cómo evitarlo

  • Si se presenta sonambulismo, se debe evitar el consumo de alcohol o el uso de depresores del sistema nervioso central.
  • Evitar el cansancio excesivo y tratar de prevenir el insomnio, ya que esto puede desencadenar un episodio de sonambulismo.
  • Evitar o minimizar el estrés, la ansiedad y los conflictos que pueden empeorar la afección.

Lesiones frecuentes

El escape violento de la cama puede ocasionar choques o tropiezos contra la pared o el mobiliario, produciéndose lesiones con frecuencia. El adulto puede desarrollar un auténtico miedo a lo que pueda ocurrir durante la noche y crear barreras alrededor de la cama para no sufrir daños en caso de salidas o cerrar puertas y ventanas para evitar escapar de la casa inadvertidamente. En los casos en los que los sueños violentos se acompañan de conductas anormales y salidas de la cama se debe consultar con el especialista, ya que el diagnóstico es sencillo y existe un tratamiento farmacológico eficaz, según explica el doctor Pareja.

Recomendaciones

Existen determinados factores que pueden precipitar el episodio de sonambulismo, entre ellos la privación de sueño (haber dormido mal la noche o las noches anteriores), el estrés, los estados febriles y sobre todo, el consumo de alcohol. Si un adulto experimenta sueños de contenido violento acompañados de conducta anormal saliendo de la cama, debería consultar con un especialista, dado que el diagnóstico es sencillo y existe un tratamiento farmacológico eficaz.

Muchas veces se produce casos de actividad durante algunos períodos de tiempo que luego remiten solos. En estos casos habría que seguir el tratamiento durante una temporada para luego suspenderlo y observar la evolución del paciente, y retomarlo si fuera necesario. Esta terapia no es necesaria entre los niños, ya que el sonambulismo infantil no suele tener mayores consecuencias. Basta con garantizar al niño unos períodos de descanso nocturno normales dentro de un horario acostumbrado y observar una correcta higiene del sueño. Los padres deben ser advertidos de que se trata de un trastorno benigno que remite con la edad.

Consejos

Debido a que la falta de sueño con frecuencia contribuye al sonambulismo, puede ayudar el aumentar la cantidad de tiempo programado para dormir. Se debe recordar que causas posibles de sonambulismo incluyen el alcohol y ciertos medicamentos. También, los expertos recomiendan establecer una rutina relajante antes de la hora de acostarse para controlar el sonambulismo.

El crear un medio ambiente seguro para dormir es crítico para prevenir lesiones durante los episodios de sonambulismo. Por ejemplo, si un niño/a es sonámbulo/a, no lo/a deje dormir en una cama de dos pisos. También, quite cualquier objeto puntiagudo o rompible del área cerca de la cama, instale portón en las escaleras, cierre con llave las puertas y asegure las ventanas de su casa.

Cómo manejar a alguien con sonambulismo

A menudo la mejor manera de lidiar con sonámbulos de forma segura es dirigirlos directamente de vuelta a sus camas. Sin embargo, la persona puede continuar levantándose hasta que el o ella haya cumplido con la tarea que disparó el episodio en primera instancia. Por ejemplo, si un sonámbulo está limpiando - una actividad común en el sonambulismo - ayudar en la limpieza puede ayudar a terminar el episodio. Diciendo a la persona "Parece que has limpiado todo" puede ayudarle a sentir como pensar que la tarea "necesaria" ha sido completada. Dado que los sonámbulos tienden a no recordar nada de lo dicho o hecho durante el sonambulismo, no hay necesidad de preocuparse de situaciones vergonzosas por su parte o por parte del protagonista del episodio.

Los sonámbulos son muy sugestionables. Todo lo que ven y escuchan pueden activar otro comportamiento. A menudo, algo dicho por una persona o incluso en un programa de televisión hará que el sonámbulo quiera participar en las actividades mencionadas, siempre que sea una a la que él o ella está acostumbrada a oír hablar o hacer. Si el sonámbulo también habla, puede resultar útil preguntarle que está tratando de lograr. Cómo hable durante el sonambulismo varía de persona a persona y en cada episodio. Los sonámbulos no son conscientes de su actual entorno, aunque es muy difícil que un sonámbulo revele información a quien no se lo diría estando despierto. También pueden exhibir comportamientos que se consideran vergonzosos, como orinar en lugares inapropiados, tratar de comer alimentos invisibles, limpieza de muebles invisibles, o incluso intentar bañarse o participar en relaciones sexuales.

0 comentarios:

 
Trastornos del Sueño - by Templates para novo blogger